Entrevistas

Entrevista a Meritxell Juan y Roser Noguera

por Montserrat Montané  y Maria Ángeles Herrero

1 pau vila

Para esta entrevista, centrada en el papel que está teniendo la arteterapia en centros educativos, hemos escogido la Escuela Pau Vila como representativa de muchas otras escuelas tanto catalanas como de otras comunidades autonómicas, las cuales reciben alumnos en prácticas de diversas formaciones de arteterapia.

Entrevistaremos a Meritxell Joan como directora del centro, y Roser Noguera, como jefe de estudios y tutora de los alumnos que han acogido a lo largo de los años.

El caso de la Escuela Pau Vila tiene algunas características singulares que necesitamos destacar, como el hecho de ser una de las que tiene más antigüedad como colaboradora del Máster en Arteterapia de la Universidad de Barcelona y después del Master en Arteterapia y Formación Psicosocial de la Universidad Pompeu Fabra, ambos vinculados a Metáfora. Hace exactamente 12 años, desde 2003, que recibe alumnos de esta formación, y que les facilita las herramientas y el apoyo necesarios para llevar a cabo sus prácticas. La condición de tener un equipo sólido y avenido, con una continuidad de trabajo, y el hecho de que gracias a su experiencia conocen bien el trabajo que puede hacer un arteterapeuta en una escuela, permite la buena labor de los alumnos, incluyendo el aprendizaje de una forma de trabajo multidisciplinario. Esto se hace evidente tanto en su integración en la escuela como en la derivación de los niños que pueden beneficiarse del arteterapia, así como en el seguimiento y la tutorización de cada uno de los alumnos del máster a lo largo del curso.

______________________________________________________________________

   En primer lugar queremos agradeceros que hayáis aceptado hacer esta entrevista para el Volumen 5 de la revista
Inspira de la ATe.

Nos gustaría empezar haciéndoos algunas preguntas para ayudar al lector a conocer un poco vuestra escuela, de forma que pueda imaginar cómo trabajáis, para después ver qué papel juega la arteterapia en relación a lo que se ofrece globalmente a los niños que estudian con vosotros.

  ¿Cuáles creéis que son los rasgos más importantes que caracterizan vuestro centro y su forma de entender la educación de los niños?

Creemos, y no es un tópico, que intentamos hacer personitas que sepan convivir cuando salgan de la escuela. Es una escuela donde nos volcamos a los niños. Se puede ver a través de las horas que dedicamos a tutorías, a hablar con las familias, a intentar establecer un vínculo con todo el equipo para poder dar unas pautas de actuación conjunta y en temas, por ejemplo, anecdóticos; si un niño tiene dolor de estómago se le hace una manzanilla. Intentamos propiciar un aprendizaje entendiendo la escuela como una segunda familia.

No se consigue siempre, también debemos hacer autocrítica. Este es un rasgo con el que seguramente todo el equipo está de acuerdo, en que queremos que el alumnado esté a gusto y buscamos soluciones para conseguirlo. El hecho de que la escuela sea sólo de una línea lo facilita; por otro lado tenemos muy buen entendimiento con todo el equipo.

El objetivo principal es que el alumno se sienta atendido en todos los sentidos. La educación o la atención emocional al alumnado también están dentro de un protocolo no explícito pero forma parte del quehacer de la escuela.

  ¿Cómo podríamos visualizar el mapa en cuando a los usuarios de la escuela (inmigración, número de niños por clase…)?

Cuando vienen las familias algunas lo hacen por el área de influencia, otros porque conocen la escuela y la piden, o bien por la localización y por el ambiente. Estamos en medio del bosque y es muy bonito, pero a la vez eso nos resta población, ya que el hecho de llevar el niño o la niña a la escuela teniendo que subir cada día hasta aquí, no siempre les va bien a las familias y algunas terminan optando por una escuela más cercana. Respecto a la ola migratoria no hemos tenido demasiado, ya que el hecho de estar arriba en la montaña supone dificultades para ellos. También nos ha afectado la crisis, ya que algunas familias han perdido su empleo y se han trasladado o han ido a otra escuela.

  Tenéis niños con necesidades educativas especiales (NEE), o con otros tipos de problemáticas a tratar (TDAH, disfunciones, trastornos de desarrollo y de conducta, etc.)?

Sí, tenemos, algunos con dictamen y otros no, pero aunque tenemos niños con NEE, debemos decir que a pesar de que trabajamos con ellos, el tema de la inclusión escolar la ponemos en interrogante. Pensamos que la escuela inclusiva debe estar muy bien diseñada, que son experiencias que pueden estar bien, que en algunos casos ha ido fantástico pero, en otros no tenemos claro que puedan recibir la atención que necesitan.

  Consideráis que tenéis los recursos suficientes (personal adecuado, espacios, factores de apoyo, etc.) para la atención de estos niños?

Si consideramos que en cada aula se pueden tener dos niños con cualquier tipo de NEE, también hay que considerar que no es lo mismo atender una criatura con acondroplasia, que tenemos alguna, que tener otros con un trastorno psiquiátrico o un síndrome de X frágil. Aparte, tienes 24 alumnos más que tienes que atender. Entonces, se debería hacer una definición clara respecto a los niños que podrían ser incluidos en una escuela ordinaria, ver qué tipo de características es necesario tener en cuenta cuando elaboramos un PI, si los otros niños pueden aguantar o no ciertos tipos de trastornos, y cuál es el perfil que deben tener los veladores. Cuando te facilitan alguno, puedes tener la suerte de tener una persona muy preparada o puede también que no tenga suficientes recursos para trabajar con niños autistas, por ejemplo. También hay niños con pluridiscapacidad que necesitan veladores 4 horas al día. Cómo se hace esto? Puede entrar un profesional especializado, terapeuta o lo que sea, en la escuela para atender a estos chicos o no? Quien paga a estos profesionales especializados? Si la familia tiene dinero, paga un terapeuta, si no los tiene, pues ya no es posible. Son muchos temas que se deberían poder hablar, como la atención a estos niños durante los ratos de comedor. Por ejemplo, hay casos de niños con NEE en las que las AMPA asumen parte del coste del apoyo al comedor.

El “sistema”, por definición, dice que la escuela es inclusiva y ofrecen recursos: veladoras, personas del EAP que hacen dictámenes… todo esto es real, pero en el día a día en el aula, hay muchos momentos en los que faltan recursos humanos, en otros faltan conocimientos, hay momentos en que no sabes más … Las horas de refuerzo las puedes dar pero te tienes que plantear unos objetivos muy diferentes. Lo más importante es que estos niños se relacionen, pero los aprendizajes quedarán en segundo término. Otro tema muy doloroso son las expectativas de la familia. Algunas llevan al niño a una escuela ordinaria y ya saben que hay una manera de hacer, pero otros no, y esperan que sus hijos obtengan los mismos resultados que los compañeros por el hecho de estar en una escuela ordinaria.

  En la circunstancia de atender en la escuela a niños con alguna de estas dificultades, de qué manera hacéis partícipes a los padres en esta tarea?

Hay familias muy implicadas, familias que no quieren saber más y familias que no tienen recursos económicos para buscarse la terapia que sea necesaria para al niño. Tampoco se puede llevar a la escuela terapeutas externos a ella. A veces estaría bien que algún terapeuta te diera pautas de cómo poder actuar con niños con problemas más conductuales, pero con esto ya entramos en unos marcos legales que aún no lo hacen posible. Sería cuestión de pensar qué tipo de terapeutas pueden entrar a un aula, si están colegiados  y ofrecen unas garantías, etc.

  Incluís también a otros profesionales implicados (logopedas, psiquiatras infantojuveniles, neurólogos, etc.)?

Sí, sí, tenemos niños que padecen alguna enfermedad mental, con rasgos psicóticos, y los de El EAP los visitan cada dos meses, pero en el CSMIJ están saturados con mucha lista de espera. Por lo tanto no hacen tratamientos sino diagnósticos y seguimientos: medicación, e ir viendo cómo está el niño o la niña…

  ¿Qué opináis en cuanto a la atención precoz y la prevención de riesgos desde la escuela? ¿Qué creéis que se puede mejorar?

La prevención debe hacerse con todos los niños. Estamos en una sociedad muy cambiante, las familias están sometidas psicológicamente a una presión muy fuerte; la crisis ha hecho daño, y en general, se reciben tantos estímulos, hay tantos frentes abiertos, se hacen tantas cosas a la vez, que las mismas familias lo acaban transmitiendo a los niños. De hecho, a los maestros también nos cuesta parar, en medio de un bombardeo total de cosas que tenemos que hacer: salidas, actividades, fiestas que tenemos que preparar… y empujamos a los niños a ir deprisa. No nos damos cuenta y estamos creando una sociedad neurótica en la que todo el día corremos. Aparte de correr, tenemos un montón de estímulos y si no puedes seguir este ritmo, te vas quedando atrás. Pero no se puede parar porque estamos inmersos.

Pero, volviendo a los niños, aparte de los NEE, tenemos algunos con muchos problemas y es necesario atenderles. Algunos sufren falta de concentración, nervios, falta de valores inculcados por las familias, falta de límites, o bien los niños son los que mandan en muchas familias y decir que no cuesta muchísimo a los padres. Todo esto lleva a muchos niños a sufrir graves problemas psicológicos.

  ¿Qué pensáis de la postura del gobierno (o sucesión de gobiernos) en cuanto al sistema educativo? Como ver el futuro?

Deberían hacer una política de educación, sólo una, y no trasladar a la escuela los continuos cambios políticos; a menudo lo único que hacen es cambiar de nombre a las mismas cosas. Por ejemplo el tema de la sexta hora; primero la ponen, luego la quitan, o bien los recortes de personal… A pesar de todo, esta escuela es de una sola línea y es muy tranquila porque tiene un historial municipal, lo que la diferencia de las que salen de la Generalidad. El ayuntamiento cuida mucho el mantenimiento, conserva una plantilla muy fija, y no somos números. También habría que hacer una política con las familias: desde salud y otros ámbitos se debe trabajar con las familias para que la escuela no tenga que asumir más cosas de las que puede y más con la problemática que tiene la sociedad actualmente.

  Si tuvierais una “varita mágica” que pudiera transformar el sistema educativo en nuestro país, en relación a qué parámetros lo crearíais?

Intentaríamos que las cosas fueran más tranquillas. Escogería temas más libres…Pero aun así, reconozco que la escuela en general está haciendo una labor social importantísima y si no fuera por las escuelas habría niños que no comerían o no se vacunarían por negligencia; a menudo acabamos haciendo de terapeutas familiares, de abogados… También hay un tema que ha cambiado mucho, y es la complejidad legislativa. Cuando asumes la dirección no te imaginas todo lo que hay detrás: leyes, saber hacer informes, conocer la ley de protección de datos… es decir, que el director debe tener un buena preparación de gestión y de responsabilidad. Todo esto te aleja de otras tareas relacionadas directamente con el aula.

  Ahora que ya tenemos una imagen más clara de cómo es la escuela y de su mirada particular respecto a la labor educativa, nos gustaría saber qué rol pensáis que tiene el arteterapia en ella en el momento actual, y también cuál ha sido el recorrido que ha permitido que se mantenga vigente en la Escuela Pau Vila durante tantos años.

Incorporamos el arteterapia a través la persona que teníamos del EAP que conocía esta disciplina y nos hablaba bien de ella. Esta persona cuando ve que hay un recurso positivo para la escuela, lo trae. Empezamos hace ya 11 años, y desde entonces cada año han venido alumnos, y los valoro muy positivamente. Debo decir sin embargo, que valoro también espealmente la discreción. Siempre han venido con muchas ganas, preocupándose por el alumnado que tienen y en todo momento han tenido muy claro qué podían decir y qué no podían decir, lo que nos ha ayudado a tener más confianza, y cuando tienen o tenemos dudas lo preguntamos a sus supervisores. Nunca ha llegado a oídos de alguien que una niña o un niño estuviera sufriendo maltrato, por ejemplo, en este caso sólo se ha hablado con la persona de contacto y eso nos ha servido para comprender que lo que se estaba haciendo era terapia. También procuramos proponer niños que sabemos que se podrán beneficiar del arteterapia, o bien los casos en los que la familia no tiene recursos para poder pagar un tratamiento. Realmente estamos muy agradecidos por tener esta posibilidad. También ha habido familias que después de que su hijo hiciera un año de arteterapia en la escuela han buscado un arteterapeuta fuera porque les ha ido muy bien y quieren continuar. Debido a que aún se desconoce, ya que no está reconocida como terapia en las escuelas, no lo decimos demasiado por miedo a que las familias se quejen y pidan explicaciones de por qué a sus hijos no se les ofrece y a otros sí. Es un tema delicado y se trata como un tema del equipo docente. Explicamos que elegimos nosotros a los niños y que sólo se informa a la familia de los niños que hacen arteterapia.

  En algunos momentos a lo largo de todo este tiempo se han hecho presentaciones y talleres de arteterapia con el equipo de profesores, como fue el caso del que hicieron Mª Ángeles Herrero y Elena Marín hace unos años. De qué forma os ha servido este tipo de experiencia?

Un poco para entenderlo; sobre todo hace 11 años cuando la maestra veía el cartel en la puerta “Por favor, no entréis, estamos haciendo arteterapia”; esto por ejemplo nos ha servido para saber cómo funcionan las sesiones, y nos han hecho dos o tres presentaciones y alguna experiencial también. Va bien que los alumnos en prácticas se queden dos años de cara a los niños y también para la escuela.

  Durante este curso se ha iniciado una experiencia pionera en Pau Vila, a través del proyecto que se está llevando a cabo en colaboración con la Asociación La Casa Amarilla y el Máster en Arteterapia de la Universidad Pompeu Fabra, en el que participa el arteterapeuta Rosa Barquero y los dos alumnos en prácticas. ¿Cómo valora los resultados de esta iniciativa?

Estamos muy contentos de poder seguir un año más colaborando con el proyecto de “La Casa Amarilla” junto con el Master de Arteterapia de la UPF. Ofrecimos esta posibilidad a los padres como una intervención de alumnos del máster en forma de talleres de plástica, sin entrar en el término terapia, pero algunos niños ya habían hecho arteterapia y se han acabado mezclando los dos términos sin problemas. Los niños y los padres están contentos, y por el hecho de trabajar las emociones, han salido cosas que quizás no hubieran salido. Ha sido un aprendizaje mutuo para poder encontrar soluciones y salidas a las diferentes situaciones, las cuales posiblemente ya se intuían en la dinámica de grupo clase, y que después se han mostrado en las sesiones de arteterapia. Son interesantes los feedbacks que hacemos de los casos.

  Hace unos años también ofrecisteis apoyo un proyecto de arteterapia con el AMPA, financiado por la Caixa y llevado a cabo por la arteterapeuta Jimena Rodríguez. El proyecto tenía unos objetivos diferentes. Como lo habéis valorado? ¿Creéis que sería bueno seguir haciendo proyectos de este tipo en las AMPA de las escuelas?

Bueno, en aquella ocasión, la organización y los objetivos eran diferentes. Algunos padres apuntaron a los hijos con el fin de que estuviesen ocupados, otros no naturalmente. Era una actividad que la gestionaba el AMPA y por lo tanto ya no era una actividad interdisciplinar dentro la escuela, en la que el equipo docente gestiona información que no puede traspasar unos límites por confidencialidad. Por ello no era un trabajo de equipo; son dos ámbitos muy diferentes. Los objetivos también dependían de lo que el AMPA, junto a la Jimena, tuvieran acordados. Por otra parte sólo se podía hacer en grupo, como una actividad extraescolar más.

  En nuestro país el arteterapia es todavía una disciplina reciente, pero en otros países tiene un recorrido más extenso que ha permitido llevar a cabo estudios que corroboran su eficiencia tanto en el caso del trabajo con niños como en adultos. Para un futuro, ¿cómo imaginarias o como considerarías que debería ser el rol de la arteterapia en el ámbito educativo?

La imaginamos como una de las necesidades educativas puesta en el ámbito del conocimiento más profundo del alumno y que se pudiera combinar como una actividad fija semanal y respondiendo a lo que el equipo vaya detectando. Se debería poner un arteterapeuta en todas las escuelas, viendo qué criterios es necesario seguir y qué necesidades tienen los alumnos.

  ¿Cómo valora el rol del trabajo artístico de los niños en la escuela? En arteterapia entendemos el trabajo enfocado en el autoconocimiento en relación al área emocional de los niños, y no como enseñanza de plástica. Nuestra profesión se basa en este potencial, junto con la relación que se establece entre el paciente y el terapeuta, con el objetivo no de proporcionar conocimientos artísticos, sino de potenciar la conexión con uno mismo. ¿Crees que el arteterapia podría llegar a ser una parte integrada de todo lo que conlleva la tarea educativa en las escuelas?

Para proporcionar autoconocimiento sí, y entendiendo la arteterapeuta no como profesora de plástica, y es importante tenerlo claro: cuáles son sus funciones, sus criterios para coger alumnos, qué alumnos pueden beneficiarse mejor del arteterapia, Por tanto, sí podemos imaginar el rol de arteterapeuta integrado en la escuela de forma continuada.

  ¿Cómo pensáis que podría ser el rol del arteterapeuta dentro de una escuela? ¿Qué funciones dentro del trabajo multidisciplinario creéis que podría asumir?

Sería una figura diferente del resto del equipo pero integrada. Hay que decir que a veces cuando el arteterapeuta debe entrar en el aula mientras estamos trabajando, no es fácil para el maestro tener una persona observando y cuesta que todo el mundo acepte que entre alguien a hacer un trabajo conjunto en la clase, pero sería fantástico que la escuela pudiera tener logopedas, arteterapeutas… formando parte del equipo docente. Son recursos que la escuela necesita día a día y no los tenemos.

Muchas gracias

______________________________________________________________________

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s